martes, 6 de julio de 2010

Mi trabajo de verano

La trágica situación económica en que me encuentro, me ha llevado a buscar un complemento de mi mermado sueldo aparte de adoptar drasticas medidas de ahorro domestico.
Al menos este mes he encontrado una oferta de sardinas en aceite a 0,59 euros, asi que me he hecho con quince latas de tan preciado manjar que, junto a un trozo de pan van a formar parte de mi dieta veraniega. Ya en este mes, en la nomina han reducido los conceptos pero la paga extra ha sido integra, lo cual es poco si se compara con el decremento que viene en los próximos meses, y que unido a la dichosa hipoteca me obliga a buscar una segunda ocupación para evitar la suspensión de pagos.
He comenzado por difundir entre mi reducido circulo de conocidos mi ofrecimiento para trabajar de cualquier cosa, lo que sea por conseguir pagar la dichosa hipoteca que tanto me asfixia. Entre los conocidos a los que he llamado se encuentra el pulpo. Del pulpo tengo grabada una imagen desde mi tierna infancia, habiendo sido compañero de colegio desde primaria como mi llorado pollito. Cuando tenia nueve años el gamba, un compinche suyo, me dijo en el recreo que en un rincon del suelo habia una moneda y en el momento de agacharme para buscarla, el pulpo me pego una tremenda patada en el culo, que me proyecto contra la pared colindante, teniendo que ser asistido en el botiquín del porrazo que me di contra la pared, amen del dolor trasero que hizo que tuviera que usar un cojín para sentarme varios días. Al pulpo (mote que le pusimos por la enorme longitud de sus brazos, que llegaban casi a la rodilla y por su extraña forma de andar parecida al movimiento de estos moluscos) me lo encontré de profesor hace unos cuatro años, en un curso que hice de formación permanente . Tras reconocerme y saludarnos , me dijo que era profesor de universidad y preparador de oposiciones e intercambiamos teléfonos con la promesa falsa de volvernos a ver.(me dolió el culo nada mas verlo) Ante mi estado de necesidad, lo llame por teléfono a ver si entre sus contactos necesitaban a algun profesor, bedel, limpiador de retretes o lo que fuera y me dijo que “si se enteraba de algo me avisaría, pero que la cosa estaba bastante mal”, amen de mandarle por email mi curriculum, sin muchas esperanzas, todo hay que decirlo, de respuesta.
Pasaron los días, y cuando ya había arrojado prácticamente la toalla, recibi una llamada del pulpo.
-Tengo algo para ti, pero no se si te interesara
-Lo que sea, de lo que sea, le dije en mi desesperacion.
-¿Te atreverías a hacer de sacristán? Un cura amigo mío esta buscando urgentemente un sacristán, te doy su teléfono y contactas con el.(el pulpo tiene un cargo importante en una hermandad de semana santa)
Tras llamar acto seguido al móvil del cura, (desde la oficina, para ahorrar teléfono) quedamos en vernos esa misma tarde en la iglesia para conocerme mejor. Aquella calurosa tarde llegué puntual a la cita , no sin antes empaparme, a través de Internet, conocimientos importantes sobre material litúrgico, capillas, misales, ceremonial, cirios, alba, casullas, estolas, etc. El cura es un hombre bastante mayor, calvo,que parece mas bien un viudo, vestido todo de negro. Me recibió en una iglesia entre pequeña y mediana, aunque con categoría de parroquia, situada a un cuarto de hora de donde vivo, y en la sacristía tuvo lugar la breve entrevista de trabajo.
-Ante todo, ¿eres creyente?
Con los nervios, solo acerté a decir todo seguido si, catolicoapostolicoromano y bautizadoenlagraciadedios.
El cura me explico la situación. Hace seis dias, el sacristán de esa iglesia fue atropellado por un coche, necesita que alguien lo sustituya y después de buscar voluntarios sin éxito, decidió ofrecer una gratificación por sustituirlo, pero las fechas veraniegas eran bastante malas, y era muy urgente la sustitución pues la iglesia permanecía cerrada desde el accidente del sacristán y no encontraba a nadie que se ofreciera a sustituirlo .El trabajo consiste en, durante aproximadamente cuarenta dias, que es el tiempo que se espera dure la baja del sacristán, acudir de martes a domingo a la iglesia, estar alli a las 1850, abrir a las 19 hasta las 21 horas, salvo los domingos que hay que abrir de mañana a las 8 y 20 pues hay misa a las 9.
Ademas de abrir, los sabados y domingos toca ayudar a misa. Por supuesto hay que estar pendiente del templo, de las solicitudes de misas de difuntos tomas de dichos, funerales, bautizos y bodas. Ademas, hay dos celebraciones especiales, la Virgen del Carmen y la Asuncion, en ambos casos y cuando haya bodas tengo que ponerme un traje liturgico, incluso el dia del Carmen hay una procesion por dentro de la iglesia donde tendre que disfraarme.Junto a ello, ya hay dos bodas programadas, que exigen abrir antes el templo para adornar el altar con flores, y solo en casos muy excepcionales puede haber algun funeral o misa de difuntos, de las que me dijo que “el se haria cargo”.
Durante el tiempo previo a la entrevista de trabajo, camino de la iglesia me hacia la pregunta de cuanto podían pagarme, o cuanto podia pedir, algo a lo que no podia dar contestacion.Una vez que el cura me hablo de unos cuarenta dias de trabajo, en pleno verano, currando sabados y domingos, pense que lo minimo era pedirle 600 euros, en todo caso rebajar la cifra si porfiaba dejarlo en 560 eurillos (media cuota mensual de mi dichosa hipoteca), y el cura, antes de que le dijera nada, me pregunto que gratificación consideraba justa ,a lo que le indique 600 euros. El cura me miro con cara rara, mezcla de susto y enfado, y me dijo que, como mucho, habia pensado en dar una propina de 100 euros y algun detallito al voluntario que se ofreciera, y que estas cosas se hacen por fe y no por dinero. Como estoy desesperado, le dije que aceptaba, pero que el detallito que me haria ilusion sería una caja de dulces elaborado por las monjas (regalo alimenticio que me servira de postre y me permitira ahorrar dinero, dejandole caer lo que me gustan las sultanas hechas por las monjas de un convento, a ver si colaba)
El cura acepto (me parece que a regañadientes), y ya he tenido mi primera misa, que pronto contare por aquí (un autentico desastre)
Cosas de mi mala suerte, lo que hay que hacer por una bajada de sueldo y una dichosa hipoteca…

5 comentarios:

Princesaa dijo...

que nos cojan confesados, ay dios mio!!!,me gustaria verte vestido de monaguillo,seguro que estas guapisimo ;p
venga ánimo y que te vaya muy bien en tu "trabajo".

Besitos

Turuleta dijo...

Si me lo cuentan...no me lo creo!!

Pero...COMO ES POSIBLE??
1º Sustituir a un sacristán, no siéndolo y que es un trabajo que perfectamente puede hacer el cura en su "inmensidad" de trabajos que tiene que hacer, atender a su "mujer" e "hijos"...venga ya!
2º Que sólo pensase pagarte 100€???
PERO QUÉ DICES!! joder es que normal que no encuentre a ningún voluntario...horarios estupendos, fines de semana ocupados...VAMOS UN CHOLLO por 100 euros'??
Y no has pensado trabajar de teleoperador los fines de semana?? por lo menos te pagarían algo más...es que 100€ ....me parece un insulto..vale, no tienes responsabilidad..pero es que ése trabajo no lo haría nadie! y encima que si eres creyente...OIGA USTED. ¿no dice que no ha conseguido ningún voluntario? NORMAL..entonces NO SE QUEJE
madrecita lo que tienes que aguantar.

Princesaa dijo...

te deje un comentario pero parece que no se cargó aunque yo vi que si, se ha perdido?

Besos

Alicia dijo...

No te preocupes,,yo también soy del gremio! (monaguillo no, gafe).
Monto un circo y me crecen los enanos!..
100 euros por tanto curro?...Mejor te sale ponerte un par de ratos a pedir en la puerta la igesia!..Pero que abusones los curas (núnca mejor dicho).
Saludos.

Jo T. dijo...

con lo forrados que están, donde van!