lunes, 9 de agosto de 2010

Frikis religiosos (II)

La verdad es que ando algo desanimado para escribir en el blog, debido a los problemas económicos por los que estoy pasando. Se están produciendo en los últimos meses retrasos en el pago de la nomina, y la misma llega ya, encima de recortada, no a fin de mes, sino a primeros del siguiente. Para colmo, la hipoteca me la cargan el día 5, asi que es visto y no visto. Miedo me da que se atrase mas de esa fecha, seria algo así como declararme en suspensión de pagos. Y dicho lo cual paso a hablar del Chema, el peor de los frikis religiosos que con mi mala suerte he tenido que toparme para desgracia mía.


Y sucedió que, cuando apenas llevaba una semana de sacristán, estando en la iglesia una calurosa tarde dando vueltas contemplando las tumbas de algunos párrocos de este viejo templo que yacen aquí, escucho como se abre la puerta de la iglesia, y una sombra avanza rápida hacia la sacristía. Corro hacia la misma, y me encuentro un individuo que, sin miramiento alguno, se encuentra lavándose en la pileta. Después de preguntarle que hacia allí, el individuo se da la vuelta y me encuentro con un ser extraño y atipico. Su rostro, simiesco y grotesco, se asemeja al hombre primitivo de Nearthental, vestido con zapatos blancos de rejilla que contrastan con un pantalón negro y una especie de camisa-habito morado con un pin con una cruz plateada, y un cordón del que cuelga una cruz de madera de tamaño mediano.

Cuando abre la boca, su tono de voz atiplada y sus modales harían de el la reina de una cabalgata del orgullo gay.

-Soy de la casssa, soy consagrado, tengo las ordenes y menos misssa puedo administrar el resto de los sacramentos, me dice mientras me mira extrañado de arriba abajo.

A continuación, y después de esa peculiar presentación, y de indicarme que “viste así porque viene de preparar a una monja para su toma de hábitos”, comienza a interrogarme duramente, me pregunta de que hermandad soy, a que parroquia pertenezco, nombre, apellidos, estado civil, de que santo soy devoto….a lo que yo contesto con evasivas o monosílabos. A medida que comprueba que no puede sacarme mas información que el que soy el sustituto del sacristán accidentado, su rostro se va volviendo cada vez mas serio y mas tenso.

-Tu no eres religiosssso , me dice mientras con sus manos hace un gesto amanerado. Y entonces, sin dejarme decir nada, empieza a hacerme preguntas incoherentes, todas ellas seguidas sin dejar tiempo a la respuesta, tales como cuales son las virtudes teologales, que es una procesión letifica, que virgen de la semana santa tiene los ojos azules, quien es el capellán de las hermanitas de los pobres, de que trata el Deuteronomio, y una vez mostrada su superioridad en el tema, me indica que no soy digno de ser sacristán ni mucho menos ayudar a misa que para ello debía ser obligatorio el haber sido ordenado como mínimo diacono. Me dice que tengo que llevar un certificado de bautismo a palacio y que “ordenara que investiguen sobre mi en palacio donde tiene grandes amistades” (el palacio arzobispal). Al fin llega a la iglesia el Perez, el otro friki, lo cual hace que se pegue a el y comience a hablar de los “libros que había escrito”, sobre Cristologia y Mariología, y empieza a decir que “Carl Rrane” se equivoca al hablar de la gracia del espiritu, que tiene hechos unos escritos importantes que dará lugar a que el papa haga una nueva encíclica, y que esta pidiendo dinero para ir a Roma a entregar sus escritos , que además cuando Juan Pablo II estuvo en España el ayudo a repartir la comunión, y que el papa se dirigió a el y lo toco con las manos, pero que no era el papa el que lo toco, sino el espíritu santo, porque “el espíritu santo se mete en el papa” y por eso lo que escribe “viene del espíritu santo”,

Después de todas estas perlas, el individuo me pregunta que dia es hoy, a lo que le digo que es Viernes, y con una malisima cara me dice que como no se que es el dia de Santa Anatolia, que murió mártir a manos de los romanos. Me dice que en cuanto cierre la iglesia tengo que invitarlo a una cerveza y unas puntillitas para hablarme de “Santa Anatolia”, y que va a hacer que en dos años “me ordene sacerdote y abandone la vida atea”. Le respondo que no tengo dinero, y con toda la cara del mundo me indica que si tengo tarjeta del banco, pasemos antes por un cajero, y ya con mala cara le respondo que no tengo dinero ni intención alguna de tomarme nada con el. Ello hace que reaccione diciéndome que “me espera el fuego eterno por no querer acercarme a Dios” y a gritos me dice, antes de irse bastante enfadado, que “hablará directamente con el arzobispo para que me excomulguen si es que de verdad estoy bautizado, por rechazar el aprendizaje de la doctrina religiossa.”.

Despues de este episodio, el michelin me contó la historia de este peculiar personaje, hijo de madre soltera y fruto de una relación prohibida entre un aristócrata y su sirvienta. De manera clandestina, su padre secreto le proporciono un piso a la sirvienta hace ya muchos años, y el individuo, sin querer trabajar ni estudiar encontró una buena manera de vivir en el seno de la iglesia. Tras obtener un titulo de “bachiller en teología” hace muchos años le dieron la oportunidad ante el déficit de profesores, de dar clases de religión pero solo duro un curso ante las quejas de la asociación de padres de alumnos, pasando a ser suplente sin que volviera a dar mas clases. Lleva unos treinta años diciendo que se “va a ordenar sacerdote”, y su vida transcurre por las mañanas de los dias laborables en una librería religiosa donde siempre se encuentra a alguna monja o cura a quien le saca un desayuno gratis, y los festivos recorriendo diversas iglesias. Por las tardes, toca algún convento, donde se cuela para merendar gratis, y mas tarde, vuelve a recorrer iglesias para, con la excusa de hablar de teologia profunda, sacarle a la gente sobre todo una buena bandeja de pescaito frito con una jarra de cerveza, sin olvidar por supuesto los solomillos. No se le conocen ingresos económicos, pero dado que dispone de un buen piso, se cree que la familia del aristócrata le sigue dando algún dinero. De la misma forma, con arte y maestría, se cuela en las comidas de hermandad de algunas cofradías a las que llega “por casualidad”, a donde acude sin invitación esperando conseguir algun cubierto a cambio de alguna charla de profundo valor teológico.

De entre las perlas que me relato el michelín que ha hecho este individuo, se encuentra el parar un besamanos porque “la Virgen no tenia las manos en la posición de las dolorosas” llamando a gritos al hermano mayor.

A la siguiente semana, el individuo se presento de nuevo en la iglesia, y aunque con mucha prisa porque tenia que “dar una conferencia a unos muchachos sobre significado del niño Jesús vestido de pastorcillo” (en una taberna) me dijo que en palacio “ya investigan sobre mi cristianidad” y que “tengo los dias contados como sacristán”.

En fin, cosas de mi mala suerte…..

2 comentarios:

Princesaa dijo...

Hola, espero que pronto cambie tu situación.

Besos

Turuleta dijo...

Madrecitademivida y de mi corazón!!
Pero...ese tío es un pasao de la vida total!!
Realmente no merece la pena contestarle..que diga lo que quiera. a ése no le hace caso ni el tato!

Saludos!

Y sigue contando más cosas de ése mundo TAN desconocido..por lo menos para mi!